sábado, 25 de abril de 2015

iBooks - Hablando sobre los libros digitales

A mi casa todo esto de los libros digitales llegó hace casi tres años. Mi madre siempre ha leído mucho y pensó en comprarse un e-Book por todo aquello del espacio cada vez menor en las estanterías y para no tener que ir a una librería cada semana. Mi prima le aconsejó que se comprase un iPad, de los que ya iba avisando que eran más caros. Aseguraba que sería una compra de la que no se arrepentiría, porque podría leer mucho más cómodamente y que no daña la vista.
Se lo compró y en menos de una semana ya no podía vivir sin él. Se puede leer dos o tres libros a la semana.

La cuestión es que en esa pantalla de 11 pulgadas (o las que sean) se leían bastante bien los libros. Podías ponerle su marcapáginas (que además se sincroniza con el del iPhone y el del iMac, de forma que puedo leer en el móvil, regresar a casa y seguir leyendo en el iPad por donde me quedé sin problema), poner notas, subrayar, buscar en el diccionario… Esas cosas que tienen los libros digitales sean en el dispositivo o sistema operativo que sean, supongo.


Si la pantalla es de buena calidad se pueden leer los libros igual o incluso mejor que en formato físico. Y aunque al principio solemos sentirnos reacios a leer en digital, en cuanto lo pruebas sueles disfrutarlo bastante.
En unos meses yo también me compré un iPad para leer y la verdad es que también estoy encantado con él. Ya lo tengo dos años y sigue como el primer día. Es genial.

Entre los estudios y todos mis proyectos no me queda mucho tiempo para leer, pero trato de sacarle ratos. Ahora leo también en el iPhone, como ya he dicho antes, y es muy cómodo. Voy en el autobús leyendo, cuando salgo, que tengo que esperar a que lleguen los demás, porque aquí en España uno de los rasgos más característicos es llegar siempre tarde, salvo yo, que suelo llegar antes, aprovecho para leer sentado en un parque o en cualquier sitio. Y en poco a poco algún libro cae.

Podría jugar al Candy Crush y dedicarme a enviar invitaciones a todos mis amigos, pero prefiero leerme algún capítulo de Un Mundo Feliz, de Aldous Huxley, el libro que me estoy leyendo actualmente.

Por supuesto no he abandonado los libros en formato físico. Los sigo comprando, aunque ahora también lo haga en digital.
Generalmente los cómics los compro en físico porque creo que aún no se han adaptado lo suficiente al digital.
En mi opinión no hay que tenerle miedo al mercado digital. Este nuevo formato no acabará con los libros físicos. Llegará un momento en el que se compren tantos físicos como digitales.
Por último en cuanto a los lectores poco a poco se están adaptando a obtener sus libros en tiendas online como iBooks Store, Amazon etc.

Yo soy partidario de ambos formatos, físico y digital.

Eso es todo por hoy. Si queréis que hable de algún tema en concreto podéis sugerirme algo por Twitter o Facebook.
¡Nos Leemos!
José Manuel Fernández (Josekopero)