sábado, 8 de agosto de 2015

Si nunca te ha estafado Vodafone, no eres humano

No soy el primero que dedica su espacio, su web, su canal de youtube o su banco del parque para quejarse de esta compañía telefónica, Vodafone. Por supuesto, tampoco seré el último que lo haga.

Hace ya un tiempo que en casa decidimos contratar el servicio de internet que ofrece Vodafone. Esperamos que nos llegase el router, pero no lo hizo. Al cabo de un mes, por fin llegó algo. No fue el router quien nos visitó, sino la factura.
¿Cómo puede ser posible que no nos llegue el router y las facturas sí, puntuales y cargadas de hijoputismo?

Contactamos con Vodafone para explicarle el problema, me pasaron de un operador a otro sin ayudarme en nada. Tuvimos que llevar a la compañía a juicio y finalmente no conseguimos nada. El router no llegó nunca. Según ellos, el router llegó y se instaló en el domicilio, lo que no sabemos es en el domicilio de quién, porque en el nuestro ya te digo yo que no.

Finalmente volvimos con nuestra anterior compañía. Por mi parte no pienso volver a confiar en Vodafone en toda mi vida. Habrá usuarios que estén satisfechos y contentos con ellos, pero no es mi caso.

Todos tenemos alguna que otra experiencia negativa de este tipo con las compañías telefónicas, yo solo quería compartir la mía.
Creo que todas las compañías están sobrepasando el límite y tratando de sacarnos todo el dinero posible. Solo tengo que nombrar el caso de Movistar, que tras prometer que no subiría el precio de su tarifa, lo hizo. Empleó un método traicionero para excusar el incremento de 5€ en la factura.

Totalmente despreciables estas posturas de las compañías. No deberíamos permitir que nos estafen de esta manera.