jueves, 5 de noviembre de 2015

Algo que odio del marketing y los intermediarios

Como muchos ya sabéis, estoy estudiando un grado superior de marketing y publicidad en Murcia. He asistido a algunas charlas sobre Marketing digital y negocios en la web. En general me gusta el marketing y la publicidad, pero hay algo que me molesta bastante.


Todos hablan de buscar un negocio que pueda ser exitoso, de conseguir dinero y de llegar a mucha gente. Segmentación, nicho de mercado vacío, productos atractivos, pero ninguno habla de crear un negocio de aquello que nos guste o nos motive, salvo que eso salga rentable. Solo lo que vaya a tener éxito. Nada de arte, nada de sueños, nada de emociones. Todo plástico y artificial, todo comercial.

Eso no es lo que quiero hacer.
Lo he dicho muchas veces y lo seguiré diciendo: Yo no quiero ser rico a costa de venderme ni renunciar a mis ideales o a lo que me gusta. Yo escribo, pero no escribo cualquier cosa, sino lo que me motive y lo que yo, y solo yo, quiera hacer. Sin influencias comerciales ni terceros con ánimo de lucro. La literatura es arte.

Estoy aprendiendo empezando a emplear muchas herramientas de marketing a la hora de trabajar en mi blog, en mis redes sociales y en mis proyectos, pero no dejaré que eso me cambie. No dejaré de trabajar en lo que me gusta, por mis lectores, por mis seguidores y por mí mismo. Quiero estar orgulloso de lo que hago y quiero que la gente disfrute de mis obras.

Es por eso que autoedito mis obras, para controlar el contenido y asegurar que nadie las altera para hacerlas comerciales o vacías. Trabajo con ilustradores, correctores y demás. Entre todos hacemos algo bueno, hacemos arte y creamos emociones. No un simple producto para el mercado.

¿Estás de acuerdo conmigo o crees que los autores deben venderse?

¡Nos leemos!