martes, 3 de noviembre de 2015

Escriban algo diferente. Abandonen lo comercial

A falta de encontrar un término propio para denominarlo, yo lo llamo Literatura alternativa, y consiste en romper con lo establecido, con las formas de narración conocidas y usualmente utilizadas, con lo que se suele llamar "correcto" o "profesional", con las historias sin trasfondo y con la literatura puramente de entretenimiento.


Por supuesto que los libros sirven para entretenerse y evadirse de la realidad, pero no debe de ser esa su única función. Si un libro, una serie o una historia no transmite unos valores, un trasfondo, un mensaje, un significado, una experiencia un "lo-que-el-autor-desee", entonces ¿de qué sirve?

¿Tu objetivo es entretener? Los gameplays también entretienen, enhorabuena, ya tienes un fuerte competidor. La literatura no se está quedando atrás por culpa de la tecnología, todo lo contrario, está llegando a más gente y en múltiples formatos.

Habrá una parte de la población que lea una obra sin tener en cuenta su trasfondo, pero ese no seré yo, y cuando lo hago acabo criticando la historia por defraudarme. Ni me gustan las historias planas ni estoy dispuesto a seguir participando de una literatura puramente comercial.

En esta búsqueda de la literatura alternativa trabajo en obras que estoy convencido SON DIFERENTES. No hablo de más original o menos, a veces se puede sacar una gran obra con personajes típicos y empleando tópicos, pero tenemos que recordar que la literatura y los libros (físicos o digitales) SON ARTE.

Desde que empecé a trabajar en Potatus me propuse hacer un libro que rompiera con lo establecido, que no siguiera el molde usual. Tanto en la historia como en el modo ce narrarlo. Además quise dotarlo de un aspecto visualmente atractivo y bonito, que es el que finalmente se logra con las ilustraciones y el diseño de la portada.

No quiero decir por ello que mi obra sea mejor que las otras, puede que no, pero al menos puedo decir orgulloso que no es solo entretenimiento, que no trata de llegar a más gente siendo un molde comercial y que su objetivo es hacer disfrutar a los lectores y conseguir que ellos mismos obtengan mensajes, interpretaciones y enseñanzas del libro.

Con literatura alternativa pongo en duda el trabajo de las editoriales tradicionales que últimamente solo apuestan por obras comerciales que saben que triunfarán. Yo no quiero modificar mi obra para ser aceptado por una editorial, lo que quiero y en lo que estoy trabajando es en hacer algo único y de lo que sentirme orgulloso tanto en el momento en el que lo muestre al público como dentro de dos, cinco, diez, veinte años y durante toda mi vida. Porque cuando algo realmente es bueno, el público y los lectores saben reconocerlo.

No es cuestión de ver qué se venderá más, sino de ver qué merece la pena hacer y con qué puedo transmitir lo que sea que quiero transmitir. Un libro debe ser tal y como el autor quiera y sienta, no como las estadísticas y las ventas indiquen.